¿Qué es un concurso de acreedores?

El concurso de acreedores es el procedimiento legal establecido en España al que tiene que acudir la sociedad (o persona física) cuando se encuentra en estado de insolvencia, es decir, cuando no puede cumplir, o no va a poder cumplir de forma inminente, con sus obligaciones de pago actuales (obligaciones exigibles).

Català Reinón cuenta con despacho de abogados especializado en Derecho Concursal que ofrece un asesoramiento integral tanto desde el punto de vista jurídico como económico y financiero.

 

¿Cuándo es obligatorio solicitar el concurso de acreedores?

La Ley Concursal obliga al deudor a instar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido, o debido conocer, su estado de insolvencia.

¿A qué llamamos preconcurso?

El preconcurso es un procedimiento de negociación con los acreedores con el objetivo de erradicar la causa de concurso a través de un acuerdo de refinanciación que haga innecesario el procedimiento concursal al desaparecer la causa de insolvencia, o de conseguir las adhesiones suficientes para una propuesta anticipada de convenio que facilite la continuidad de la empresa y reduzca los trámites del proceso concursal.

¿Qué consecuencias tiene la falta de solicitud de concurso por el deudor?

La solicitud de concurso es una obligación de los administradores sociales, que al no atenderla podrían incurrir en responsabilidad personal y permitirían que un acreedor solicite la declaración del concurso necesario, con lo que se suspenderían las facultades de los administradores.

¿Qué ventajas tiene para el deudor solicitar la declaración de concurso voluntario?

El concurso de acreedores ofrece importantes ventajas al empresario que lo insta para hacer frente a una situación de insolvencia, especialmente si lo hace cuando ésta es inminente y no se ha llegado al impago de los acreedores.

¿Qué efectos fundamentales produce la declaración del concurso?

La declaración del concurso no interrumpe la actividad empresarial, pero interviene o sustituye la actuación de los administradores de la concursada, impide el inicio de actuaciones judiciales contra ella y somete a revisión sus actos de los dos últimos años.

¿Pueden verse afectados los contratos y negocios realizados, por o con el concursado, en los años anteriores a la declaración de un concurso?

Con carácter general, la declaración de concurso no afecta a los actos ordinarios de la actividad profesional o empresarial del deudor realizados en condiciones normales.

¿Constituye el concurso de acreedores una oportunidad para la adquisición de unidades productivas? ¿Qué riesgos implica?

La Ley Concursal prevé, en sede de liquidación aun cuando en la práctica se hace extensible a cualquier fase del procedimiento, como posible negocio jurídico en el seno del procedimiento concursal, la venta o enajenación del conjunto de establecimientos, explotaciones y cualquier otra unidad productiva de bienes o servicios pertenecientes al deudor.

¿La declaración del concurso de la sociedad de capital comporta, por si solo, su disolución?

La declaración de concurso de la sociedad no comporta su disolución.

 ¿Quién es el administrador concursal?

El administrador concursal es el equipo que tirará de las riendas del concurso que podrá estar formado por uno o tres miembros, los cuales serán un abogado con experiencia, un auditor o economista, junto con un acreedor. Se busca combinar la profesionalidad con la protección de los intereses de los diferentes acreedores.

Es nombrada por el juez encargado del concurso y estará en el procedimiento concursal hasta el final

¿En qué momento se sabe cuánto debe la empresa y a quién?

La Administración concursal elabora un informe, en el cual se incluye un listado de acreedores reconociendo el crédito de cada uno de aquellos.

El informe se elabora partiendo de lo dicho por la empresa deudora, de los créditos comunicados por los acreedores y de lo confirmado por la administración concursal. Si algún acreedor no está de acuerdo acudirá al juez, que resolverá sobre el asunto.

En la práctica, el 95% de las empresas llegan a la liquidación ¿qué es?

La liquidación de una empresa concursada busca realizar los bienes del patrimonio de la misma, es decir, proceder a su venta, para con el dinero obtenido atender al pago de los créditos de los acreedores. No obstante, la liquidación también puede llevar a la transmisión íntegra del negocio a una empresa viable.

¿Para qué vale el orden de los créditos concursales?

El orden de los créditos concursales establece, por un lado, el efecto que un convenio tiene sobre los mismos:

  • Los créditos ordinarios quedarán sometidos a las quitas y a las esperas establecidas en el convenio.
  • Los créditos privilegiados solo quedarán sometidos al convenio si votan a su favor.
  • Los créditos subordinados quedaran sometidos a la quita del convenio y su espera comenzará tras la satisfacción de los créditos ordinarios y privilegiados.

Por otro lado establece el orden de pago si existe liquidación:

  • Los créditos contra la masa se pagaran a su vencimiento.
  • Los créditos con privilegio especial se pagarán con cargo al bien al que estén vinculados.
  • Los créditos con privilegio general, ordinarios y subordinados, en este orden, se pagarán convirtiendo en metálico el resto de bienes del concursado.

¿Cómo es la calificación y qué efectos tiene?

La calificación del concurso puede ser culpable o fortuita, será culpable si los actos realizados por los administradores crearon o agravaron la situación de insolvencia de la concursada.

Si el concurso es calificado como fortuito se exonerará a los administradores de responsabilidad de insolvencia de la deudora.

Consecuencias concurso culpable:

  • Su inhabilitación para administrar bienes ajenos por un plazo de 2 a 15 años.
  • Pérdida de los derechos que puedan tener como acreedores.
  • Y como consecuencia más grave, responder con sus bienes personales de los créditos no atendidos totalmente con la liquidación de la concursada.

¿Cuándo y cómo termina un concurso?

Es el juez el que debe declarar concluso el concurso bien porque se ha cumplido el convenio o cuando se pague completamente los créditos de cada acreedor; cuando no existan bienes para satisfacer a los acreedores, o cuando renuncien la totalidad de los acreedores.


 

MÁS DE VEINTE AÑOS AL SERVICIO DE NUESTROS CLIENTES